Centro de la conciencia – Metafísica

        CENTRO DE LA CONCIENCIA.

 

Anteriormente hemos aprendido los planos de manifestación y los filtros energéticos, y hoy vamos a entender como es el centro de la conciencia.

Como recordarás, explicaba que la visión de síntesis es gradualmente alcanzada a medida que el ser humano camina por el sendero de la luz; las primeras fases comprenden, exclusivamente, la capacidad que adquiere el iniciado de poder observar la voluntad divina, actuando detrás de cada cosa; más adelante, su visión se expande y abarca todo el planeta, entienden los motivos ocultos detrás de la evolución, de las especies y, así mismo, empieza a asomarse a los misterios del universo.

sin embargo, sigue su camino que aún es largo, hasta llegar a los niveles superiores. En esos momentos, su trabajo consistirá en guiar a razas de humanidades, o tal vez funcionar como auxiliar de la evolución de algunas de las especies que pueblan los mundos, y sus pasos los llevarán de una aventura  a otra, hasta que, algún día, su visión abarque a todo el universo; su percepción será total, completa, y encontrará que en él mismo se manifiestan los planetas y los astros; podrá trazar vivencialmente todas las líneas que unen a cada uno de los seres creados con Dios.

Podrá recorrer los mismos caminos que la Voluntad Divina recorre a través de los siglos invisibles que mueven los designios de todos los planetas y las razas; entenderá lo que el aliento de vida significa para la evolución de la creación; el significado oculto de la palabra voluntad, como el deseo Divino de que las cosas se manifiesten y se mueven, siguiendo las líneas trazadas por el plan Divino.

Toda esta visión sintética, todo este trayecto que he descrito, no es algo que pueda alcanzarse con el simple escuchar de una explicación, es preciso iniciar una transformación dinámica en el momento presente. Todos ustedes conforman a un grupo de iniciados, a un grupo de seres, que decidieron tomar este camino para auxiliar en el servicio a todos los hermanos seres de luz, que cumplen con una misión impecable de instruirnos a todos nosotros, y llegando en forma de enseñanzas o bendiciones a todas las personas que los rodean.

El proceso de transformación dinámica, requiere un trabajo permanente y una vigilancia continua sobre cada una de las cosas que hacen, piensan o visualizan; no es posible generar algún cambio si antes no se da éste dentro de ustedes; se han descrito, paso a paso, las sucesivas transformaciones que se van dando en el discípulo, a medida que camina por el sendero de la iniciación, pero ahora, ha llegado el momento de que pasemos de lo teórico a lo práctico.

Es preciso entender que estamos dentro de un proceso de cambio, que mientras leen estas palabras sus cuerpos superiores estan siendo trabajados mediante acciones especificas, energías particulares, que buscan equilibrar lo desbalanceado y fortalecer áreas débiles en sus cuerpos energéticos.

A este proceso de terapia en los cuerpos superiores, debe corresponderle un cambio a nivel personalidad, un cambio generado voluntariamente por tí, de esta manera, los trabajos que se den, podrán tener la correcta expresión en el mundo tridimensional, gracias a las modificaciones en nuestras conductas que ya hicimos. Hablar de un proceso transformativo, es hablar de un ejercicio permanente de la voluntad humana, con el objeto de producir el efecto que se está deseando.

Queda, sin embargo la pregunta: ¿Cuál es este proceso? ¿qué es específicamente lo que debemos hacer a fin de cumplir con la parte que corresponda a la personalidad?.

Te voy a explicar cómo es que este proceso de cambio puede completar los trabajos que se estan haciendo por parte de los Ángeles, Arcángeles y seres de luz en sus cuerpos superiores.

Para empezar, debemos entender, que la personalidad de un individuo, es el fruto de la imagen que ha percibido en el mundo en el que vive, es decir, su percepción del mundo que lo rodea condiciona la conducta que tiene la persona en la sociedad.

Los seres de luz buscan  a través del trabajo en los cuerpos superiores, modificar esa percepción del mundo, es decir , cada uno de ellos irán observando cómo es nuestra  forma de pensar, nuestra forma de actuar, nuestra forma de observar las cosas, nuestra forma de juzgar estará cambiando, y nuestra conducta se resiste a cambiar, dado que lleva una inercia alimentada durante largos años.

Ven entonces, algunos de los criterios de cómo ir modificando la conducta personal, a fin de que el  proceso de concretar las ideas que se perciben en los cuerpos superiores, puedan traducirse en hechos concretos, reales y prácticos.

Criterios para modificar la conducta personal.

Tenemos el criterio de que todos los seres humanos poseen filtros a través de los cuales observan al mundo.

Estos filtros pueden ser limpiados y aclarados para beneficio de la persona, este es justamente el proceso que ellos están practicando en cada uno de nosotros.

Las experiencias acumuladas están continuamente agregando color a los filtros, a través de los cuales se observa la realidad; esto quiere decir, que cada una de las actividades que desarrollamos y que se traducen en experiencias, colorean nuestros filtros; consecuentemente, podemos afirmar, que si la persona no emite juicio al respecto de lo que está viviendo, su filtro se mantendrá limpio.

Práctica de disociación y ausencias de juicios.

Una práctica interesante es la de no elaborar juicios, observar fríamente los hechos disociarse de ellos, es decir, observándose a sí mismo como si fuera otra persona; de esta manera, las cosas, que en un momento dado pudieran afectarnos, y que, por lo mismo, nos obligan a tomar un cierto juicio, se convirtieron en experiencias ajenas; al disociarse, los problemas y las experiencias pertenecen a otro, mientras que nosotros permanecemos contemplando y con el control de la escena.

Disociación y ausencia de juicios, son las palabras claves que habremos de recordar.

Este es el ejercicio que nos piden realizar los seres de luz como parte de un entrenamiento para alcanzar la visión sintética.

Lazos de energía.

Más allá de lo que podríamos llamar la síntesis de todas las cosas, se encuentra el poder que tiene el hombre para unirse a su creador, al menos momentáneamente, y tener una percepción global del universo, esto, podríamos explicarlo como el acto de viajar a través del hilo invisible que une a nuestro ser con ese maravilloso centro que llamamos LA VOLUNTAD DE DIOS.

Este centro se encuentra localizado en el punto central de nuestra galaxia, ahí, gigantescos receptáculos perciben la voluntad divina y la emiten en forma radial o rayos de luz hacia todas las inteligencias que pertenecen a esta galaxia. Esa armonía cósmica o música de las esferas puede ser contactada, y todo esto, mediante sencillas prácticas que en estos momentos quisiera desarrollar contigo.

Entendamos, que como hijos de Dios, permanecemos unidos a él; entendamos que esa línea es un lazo de energía, es un lazo de conciencia, un camino a través del cual nosotros podemos viajar y llegar a comprender, más intensamente, lo que sólo unos cuantos de los grandes iniciados de la humanidad han podido hacer.

EJERCICIO:

El ejercicio que vamos a practicar tu  lo podrás repetir en tu casa, simplemente cuidando que no te interrumpan  y tratando de evitar ruidos fuertes que rompan tu concentración.

Presta mucha atención porque lo que vamos a realizar es un viaje; vamos a visualizar durante ese viaje  y quiero que pongas mucha atención.

No es una meditación, aunque yo te voy a dar unas pautas para que las sigas y así puedas aprender el ejercicio de memoria.

Sientate comodamente en tu lugar de preferencia y en la postura que te sea cómoda, enciende un incienso y relaja tu mente.

Sin pensamientos que te incomoden…dejando ir aquellos pensamientos que aparecen por tu mente…

Puedes decirle a tus pensamientos que se marchen…

Vas a visualizar a tu cuerpo energético, obsérvalo y siéntelo como una burbuja de luz; esa burbuja de luz astral se encuentra perfectamente iluminada y puedes observar a su asiento de conciencia igualmente iluminado a la altura de la cintura ligeramente corrido hacia el lado derecho.

Trata de sentirlo y de verlo, sumérgete dentro de esta visión. Ahora, por el simple poder de la voluntad, vas a iniciar un viaje dentro del asiento de conciencia.

Siente que ese asiento va iniciando un recorrido hacia el centro, viaja junto con él, siéntate dentro de esa pequeña esfera que es el asiento de conciencia y mira cómo las fibras, a medida que tú  vas internándote se comienzan a iluminar y a iluminar…

A medida que avanzas en su recorrido hacia el centro, una mayor cantidad de fibras se van iluminando; poco a poco estás llegando hacia el centro y ves ya una basta área iluminada de nuestro cuerpo astral, activada por nuestro asiento de conciencia.

Estás llegando, estás a punto de entrar. Ve comenzando a introducirte dentro del núcleo astral, ese gran centro de tu esfera que se encuentra esperándote; te estás introduciendo y rápidamente alcanzas tú centralización.

Estás ahora en el centro de tu  esfera astral, observa hacia afuera, y todas las fibras de tu  esfera o círculo se encuentran activadas, es decir, despiertas.

Ahora, vas a tratar de iniciar un viaje hacia arriba por toda la columna vertebral de tu cuerpo astral. lentamente, el centro del núcleo astral empieza a subir y a subir, las emociones empiezan a aparecer, las fibras activadas empiezan ahora a emanar chispas de luz.

El movimiento del núcleo astral en forma ascendente va dotando a las fibras de tu esfera central con una energía cada vez mayor, de tal manera, que cuando el núcleo astral se encuentra en la cúspide de la esfera, todas las fibrillas o fibras se encuentran emanando chispas de luz; cada una de esas fibras se convierten en un rayo que emana hacia afuera de tu cuerpo.

Trata entonces de seguir visualizando cómo el núcleo astral sigue subiendo y subiendo.

Dentro del circulo, las fibrillas que se encuentran a la altura de las manos, empiezan a iluminarse y a despedir chispas de luz como si estuvieran sobrecargadas de energía; el proceso de ascenso sigue adelante,  tu circulo, tu asiento de conciencia, empieza ahora a llegar hasta el entrecejo; tus pies y tus manos, físicamente, empiezan a emanar esas chispas de energía, y sigues adelante.

Llegas hasta la cúspide del circulo astral, observen ahora el circulo y la mancha que ha quedado en la parte superior, ahí se encuentra tu conciencia. Todo tu  cuerpo se ha convertido en rayos de luz brillantes, emanando chispas y luces intermitentes en todas direcciones. Experimenten la sensación de tener el cuerpo convertido totalmente en luz.

Ahora, pasemos a la siguiente fase:

Imagina que el asiento de conciencia empieza a salir del cuerpo, visualizalo y mira su movimiento, y ahora… siéntelo; siente ese movimiento, sigue moviéndote hacia arriba y tu circulo astral ha pasado a ser un cuerpo más de manifestación de esa conciencia que está viajando hacia dentro del universo.

Ahora, mira lo que Dios ve: las galaxias, los planetas, los cometas, las estrellas empiezan a ser parte de tu campo de visión, miras hacia abajo y ves que te encuentras unido a varios cuerpos, el hilo por donde vas viajando se bifurca más abajo de ti y se conecta a varios seres.

Puedes entonces afirmar, que tu eres  varias personas a la vez, el hilo por el que viajas no une únicamente a tu cuerpo, sino a varios cuerpos más; y a medida que sigues viajando, vas observando  que es una mayor cantidad de personas las que se encuentran unidas a ti; ahora ya eres capaz de entender  la  función que desempeñan los Manus de la raza, los Ángeles, Arcángeles y seres de luz; entre otros.

 Su  trabajo consiste en situarse en alguno de estos puntos para tener una influencia decisiva sobre una nación,  sobre un pueblo particular, un grupo de personas en concreto, e incluso una sola persona.

Siente la energía que recorre a través de tu cuerpo, siente la energía que respiras a través de ti…

Siente el movimiento de las diferentes fuerzas que trabajan en el universo a través de tu cuerpo.

Observa la permeabilidad de tu cuerpo para estas energías, y observa que cada vez que una de estas energías inciden en tu cuerpo, pareciera que lo mueve hacia otro punto de evolución personal, son las fuerzas actuando.

La insensibilidad que te caracteriza al ser un estudiante encarnado, se convierte ahora en un poderoso instrumento para llegar a conocer las fuerzas que mueven al universo.

Siente los vientos espirituales, siente cada energía cuando te toca, lo hace como si fuera una brisa fresca, penetra en tus cuerpos superiores, los colorea y les deja una lección, que aunque no es puesta en palabras, se transforma en impulsos que después determinará la conducta de los individuos tocados por esas energías; por ejemplo en tu caso, si una cierta energía te ha enviado un impulso de trabajar en cierta área de la vida, el resto de personas que se encuentran conectadas contigo hasta ese nivel también sentirán los mismos impulsos; aunque es probable que cada individuo lo interprete de forma diferente, pero el resultado seguirá siendo el mismo.

Todo esto no es sino la manera natural de cómo la evolución del universo se sigue dando.

Para alcanzar estados de conciencia superiores.

Con estas prácticas te irás capacitando para convertirte en perfecto instrumento de la ley Divina en la tierra.

La visión sintética no es sino el primer paso, y más allá de todo lo que todos nosotros podamos percibir se encuentra un vasto universo, el cual no podemos expresar en términos de lenguaje, requiere ser descubierto por cada uno de nosotros mismos, y finalmente llevar esa enseñanza a otras personas.

Esta práctica que hemos realizado, te permitirá alcanzar estados de conciencia muy superiores al normal. Habrás observado que no hay un camino de regreso en este ejercicio, pues la intención de esta práctica es que la mente humana se afiance, se ancle en la conciencia Divina y dejarla permanente allí.

también tienes toda esta explicación y el ejercicio en este video. Aquí dejo el Video-Audio.

Abrazos de luz a tu alma y que el día de  hoy  esté lleno de bendiciones para ti!!!

Maria Hartacho.

Licencia Creative Commons

 

 

4 Comment

  1. Jorge says: Responder

    Querida Hermana Maria Hartacho, todo lo enviado me causa estupor, es como si alguien hubiera elegido este Momento de Iniciacion para mi Vida. Gracias, cada vez tengo mas Claro el Camino y Mision a Seguir, es muy probable que me haya distraido en otras Urgencias y esto ha demorado lo que realmente Necesito y Aguardar las Añadiduras de Dios, Ilimitadas y Abundantes. Gracias, tambien te deseo un Dia de Luz, Paz y Amor, Bendiciones.

  2. Gracias por tus enseñanzas ..!!! Dios te guarde y que nuestros arcángeles y angeles te guíen para que nos sigas impartiendo este aprendizaje maravilloso que es el mundo espiritual … Con nuestros Arcángeles y angeles ..!!

  3. […] Aquí puedes leer el artículo del centro de la conciencia […]

  4. marieta martinez says: Responder

    Estoy feliz. Por primera vez puedo decir,que nadie puede dar tanta infomacion valiosa,clara y sencilla pero a la vez tan importante para entender como podemos comunicarnos con los seres de luz,con el universo. gracias una vez mas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!