Santiago Apóstol ( Santo para el día de hoy) + ORACIÓN PARA ABRIR CAMINOS Y PEDIR PROTECCIÓN CONTRA ENEMIGOS

   Santiago apóstol ( Santo para el día de hoy) +          ORACIÓN PARA ABRIR CAMINOS Y PEDIR                    PROTECCIÓN CONTRA ENEMIGOS

En la Biblia se alude habitualmente a él bajo el nombre de Jacobo, término que pasó al latín como Iacobus y derivó en nombres como Thiago, Thiago y Santiago (sanctus Iacobus). Santiago de Zebedeo o Santiago el Mayor fue uno de los primeros discípulos en derramar su sangre y morir por Jesús. Miembro de una familia de pescadores, hermano de Juan Evangelista -ambos apodados Boanerges (‘Hijos del Trueno’), por sus temperamentos impulsivos- y uno de los tres discípulos más cercanos a Jesucristo, el apóstol Santiago no solo estuvo presente en dos de los momentos más importantes de la vida del Mesías cristiano -la transfiguración en el monte Tabor y la oración en el huerto de los Olivos-, sino que también formó parte del grupo restringido que fue testigo de su último milagro, su aparición ya resucitado a orillas del lago de Tiberíades. Tras la muerte de Cristo, Santiago, apasionado e impetuoso, formó parte del grupo inicial de la Iglesia primitiva de Jerusalén y, en su labor evangelizadora, se le adjudicó, según las tradiciones medievales, el territorio peninsular español, concretamente la región del noroeste, conocida entonces como Gallaecia. Algunas teorías apuntan a que el actual patrón de España llegó a las tierras del norte por la deshabitada costa de Portugal. Otras, sin embargo, dibujan su camino por el valle del Ebro y la vía romana cantábrica e incluso las hay que aseguran que Santiago llegó a la Península por la actual Cartagena, desde donde enfiló su viaje hasta la esquina occidental del mapa.

Tras reclutar a los siete varones apostólicos, que fueron ordenados obispos en Roma por san Pedro y recibieron la misión de evangelizar en Hispania, el apóstol Santiago regresó a Jerusalén, según los textos apócrifos, para, junto a los grandes discípulos de Jesús, acompañar a la Virgen en su lecho de muerte. Allí fue torturado y decapitado en el año 42 por orden de Herodes Agripa I, rey de Judea. Los supuestos testamentos relatan que, antes de morir, María recibió la visita de Jesús resucitado, a quién le pidió pasar sus últimos días rodeada de los apóstoles, que se encontraban dispersos por todo el mundo. Su hijo le permite que sea ella misma, a través de apariciones milagrosas, la que avise a los discípulos y, de esta forma, la Virgen se hace presente sobre un pilar de Zaragoza frente al apóstol Santiago y los siete varones, episodio hoy venerado en la basílica de Nuestra Señora del Pilar.

Fueron estos siete discípulos, relata la leyenda, los que, tras escaparse aprovechando la oscuridad de la noche, trasladaron el cuerpo del apóstol Santiago en una barca hasta Galicia, adonde arribaron a través del puerto de Iria Flavia (actual Padrón). Los varones depositaron el cuerpo de su maestro en una roca -que fue cediendo y cediendo, hasta convertirse en el Sarcófago Santo- para visitar a la reina Lupa, que entonces dominaba desde su castillo las tierras donde ahora se asienta Compostela, y solicitarle a la poderosa monarca pagana tierras para sepultar a Santiago. La reina acusó a los recién llegados de pecar de soberbia y los envió a la corte del vecino rey Duyos, enemigo del cristianismo, que acabó encerrándolos. Según la tradición, un ángel -en otros relatos, un resplandor luminoso y estrellado- liberó a los siete hombres de su cautiverio y, en su huida, un nuevo milagro acabó con la vida de los soldados que corrían tras ellos al cruzar un puente. Pero no fue el único contratiempo con el que se toparon los varones. Los bueyes que les facilitó la reina para guiar el carro que transportaría el cuerpo de Santiago a Compostela resultaron ser toros salvajes que, sin embargo, también milagrosamente, fueron amansándose solos a lo largo del camino. Lupa, atónita ante tales episodios, se rindió a los varones y se convirtió al cristianismo, mandó derribar todos los lugares de culto celta y cedió su palacio particular para enterrar al Apóstol. Hoy se erige en su lugar la catedral de Santiago.

No fue hasta ocho siglos más tarde, en el año 813, cuando un ermitaño llamado Paio alertó al obispo de Iria Flavia, Teodomiro, de la extraña y potente luminosidad de una estrella que observó en el monte Libredón (de ahí el nombre de Compostela, campus stellae, ‘Campo de la Estrella’). Bajo la maleza, al pie de un roble, se encontró un altar con tres monumentos funerarios. Uno de ellos guardaba en su interior un cuerpo degollado con la cabeza bajo el brazo. A su lado, un letrero rezaba: «Aquí yace Santiago, hijo del Zebedeo y de Salomé». El religioso, por revelación divina, atribuyó los restos óseos a Santiago, Teodoro y Atanasio, dos de los discípulos del Apóstol compostelano, e informó del descubrimiento al rey galaico-astur Alfonso II el Casto, que, tras visitar el lugar, nombró al Apóstol patrón del reino y mandó construir una iglesia en su honor. Pronto se extendió por toda Europa la existencia del sepulcro santo gallego y el apóstol Santiago se convirtió en el gran símbolo de la Reconquista española. El rey de Asturias fue solo el primero de toda la marea de peregrinos que vinieron después.

La autenticidad de los restos del apóstol Santiago ha generado, sin embargo, no pocos y encendidos debates y protagonizado meticulosas investigaciones. El inverosímil traslado  -por la dificultad que supone – del cuerpo del discípulo de Jesús hasta suelo gallego es solo una de las muchas lagunas de una tradición que se mueve entre el rigor histórico y las leyendas mágicas. Estudios arqueológicos han demostrado que Compostela era una necrópolis precristiana, pero jamás se han practicado investigaciones científicas sobre los restos que custodian los muros de la Catedral, hasta el punto de que algunos investigadores incluso han atribuido tales reliquias óseas a Prisciliano de Ávila, el obispo hispano acusado de herejía.

Sin embargo, la historia de los huesos del Apóstol no acaba aquí. Una vez descubiertas y honradas con un templo cristiano, las reliquias no paraban quietas mucho tiempo. Según la tradición oral, en el siglo XVI tuvieron que ser escondidas para evitar la profanación de los piratas que amenazan la ciudad compostelana tras desembarcar en el puerto de A Coruña (mayo de 1589). Las excavaciones llevadas a cabo a finales del siglo XIX, al perderse la pista de los restos de Santiago, revelaron la existencia de un escondite -dentro del ábside, detrás del altar principal, pero fuera del edículo que habían construido los discípulos- de 99 centímetros de largo y 30 de ancho, donde se ocultaron, y se perdieron, durante años, los huesos del Apóstol. En 1884 el papa León XIII reconoció oficialmente este segundo hallazgo.

ORACION A SANTIAGO APÓSTOL PARA ABRIR CAMINOS Y PEDIR PROTECCIÓN CONTRA ENEMIGOS.

Señor Santiago, gloriosísimo apóstol de Jesucristo,
que de humilde pescador
pasaste a ser uno de los Doce elegidos del Señor
y brillaste con singular energía y firmeza,
que difundiste su Evangelio, aun al precio de tu propia vida.

dame tu auxilio y alivio cuando me asolen las pruebas
y el infortunio y la indefensión me agobien y atormenten.
Santiago el Mayor, patrón de las España,
guardián y benefactor de los hombres,
padre de infinitos santos y mártires,
terror de los demonios,
espanto de nuestros enemigo
a quien debemos, después de Dios, la fe que profesamos
a tu amparo, defensa y protección me acojo.

Haz que adorando a Dios,
venere a la Santa Virgen, que es su Madre.

Apóstol del Verbo Eterno
a quien debemos tantos beneficios y socorros
así en lo material, como en lo espiritual.

Humildemente te doy las gracias
y te suplico me alcances de Dios Todopoderoso
las bienaventuranzas del cielo.

Que la cruz de Jerusalén me proteja y me defienda,
y ablande los corazones de los que me quieren hacer mal.

Por los méritos que el Señor te concedió,
intercede para que sean alejadas de mi lado
las personas envidiosas, malas y dañinas,
con toda mi fe puesta en tu eficaz valimiento, te pido:
que si a traición combaten contra mí los enemigos,
con tu valeroso brazo me defiendas del mal,
y con la punta de tu espada invicta
cortes toda magia, brujería o hechicería hecha contra mí.

Con tu poderoso escudo aparta de mí males y peligros,
haz que salga victorioso de adversidades y obstáculos
y que mis caminos se encuentren claros y despejados
para que nada impida mi éxito, progreso y bienestar.

Señor Santiago, glorioso
concédeme tu poderosa ayuda y protección,
y ayúdame a usar toda mi energía, fuerza y habilidad
para la dicha de todos y la gloria de su Nombre.

para que haciendo el bien, como tú lo hiciste, e imitándote,
consiga el premio que tu alcanzaste
y pueda sentarme un día junto ti
y gozar de tu compañía en la Gloria Eterna
Así sea!.
Rezar el Credo y la Salve.

Abrazos de luz a tu alma y que el día de  hoy  esté lleno de bendiciones para ti!

Maria Hartacho.

Puedes suscribirte al blog por correo electrónico y aprender todo sobre los ángeles en el curso gratuito de Angeología, y recibir cada día el mensaje de los Ángeles en tu correo electrónico.

Licencia Creative Commons

Puedes unirte a nuestro grupo en facebook Ángeles Arcángeles Metafísica y espiritualidad

Si te gustan mis publicaciones puedes suscribirte a mi canal Mensajes de los Ángeles para ti en youtube

1 Comment

  1. Anónimo says: Responder

    El anuncio de lectura de tarot esta muy fuera de lugar ya que es contra la fe creer en estas tonterias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!