ORACIÓN A LA VIRGEN DEL DESTIERRO – VIRGEN DEL LEBREL

A esta imagen de la Virgen con el niño en brazos, y sobre un perro de gran tamaño se la conoce como la  LA VIRGEN DEL DESTIERRO - VIRGEN DEL LEBREL,  cuya fiesta se celebra el día siguiente a la Epifanía.

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL DESTIERRO – VIRGEN DEL LEBREL

 

A esta imagen de la Virgen con el niño en brazos, y sobre un perro de gran tamaño se la conoce como la  LA VIRGEN DEL DESTIERRO – VIRGEN DEL LEBREL,  cuya fiesta se celebra el día siguiente a la Epifanía.

Según su leyenda, esta imagen era venerada en Inglaterra cuando fue arrojada al mar debido a la herejía protestante. En aquel mismo instante, un perro se lanzó en su auxilio, alejando la imagen de las costas inglesas, llevándola sobre su lomo hasta la playa de Oya, en las costas de Galicia.

En este caso, volvemos a encontrar un comportamiento atípico y extraordinario en animales muy cercanos a los hombres, como el perro, un animal que se caracteriza por su gran fidelidad.

La imagen irradiaba un resplandor especial que alertó a los Padres Bernardos, que acudieron a salvarla de las aguas, llevándola al monasterio de la Orden de San Bernardo edificado en 1231.

El animal al llegar a las puertas del templo y una vez cumplida su misión, murió y fue enterrado a las puertas del mismo, siguiendo el esquema de otras actuaciones de animales asociadas al traslado de imágenes recién descubiertas.

En 1589 la imagen se trasladó a Salamanca, y en 1835 es entregada a las monjas del cister que la venerarán en el Monasterio de Santa María de Jesús.

 

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL DESTIERRO – VIRGEN DEL LEBREL

 

Oh bienaventurada Virgen María, Madre de
Nuestro Señor Jesucristo, Reina del cielo y de
la tierra, abogada de los pecadores, auxiliadora
de los cristianos, desterradora de las indigencias,
de las calamidades, de los enemigos
corporales y espirituales, de los malos pensamientos,
de las escenas terribles del día del
juicio, de las plagas de las brujerías, de los malhechores,
de los ladrones y de los asesinos.
Mi amada Madre, yo, postrado ahora a tus pies,
lleno de arrepentimiento de mis pesadas culpas,
por tu intermedio imploro perdón al buenísimo
Dios.
Ruega a tu divino Jesús por nuestras familias,
para que El destierre de nuestra vida todos los
males, que nos de el perdón de nuestros pecados
y nos enriquezca con Su divina gracia y
misericordia. Cúbrenos con tu manto maternal
y destierra, de todos nosotros, todos los males y
maldiciones. Ahuyenta de nosotros la peste y
las incomodidades.
Que podamos, por tu intermedio, obtener la
cura de todas las enfermedades, encontrar las
puertas del cielo abiertas y ser felices por toda
la eternidad.

Nuestra Señora del destierro, ruega
por nosotros.

NUNCA MÁS DIGAS DE NADA CUANDO TE DEN LAS GRACIAS POR ALGO

Te agradezco si comparte este artículo en tus grupos y redes sociales; así estarás enviando luz a todo el que lo necesite. ¡Gracias!

Canalizados por María Hartacho[clip_image004% 255B3% 255D.gif]

Abrazos de luz a tu alma ¡Y que el día de  hoy  esté lleno de bendiciones para ti y los tuyos!

Licencia Creative Commons

Si te gustan mis publicaciones puedes suscribirte a mi canal Mensajes de los Ángeles para ti en youtube

 

2 Comment

  1. Aleyda says: Responder

    Amen amen y amen

  2. Anónimo says: Responder

    En qué ocasiones se utiliza esta oración?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!