TUS HIJOS QUIEREN UNA MADRE FELIZ, Y NO UNA MADRE PERFECTA

TUS HIJOS QUIEREN UNA MADRE FELIZ, Y NO UNA MADRE PERFECTA, y como ser una buena madre, conductas de una buena madre, tips para hacer unos hijos felices, educa a tus hijos en inteligencia emocional, educar hijos felices, quiero ser una buena madre consejos, consejos para crecer feliz

TUS HIJOS QUIEREN UNA MADRE FELIZ, Y NO UNA MADRE PERFECTA

Ni que decir tiene que ser madre es lo mejor que te puede pasar en la vida, pero los hijos no llegan con un manual de instrucciones debajo del brazo. Es entonces cuando comienza una larga carrera de enseñanza que durará toda tu vida, porque jamás se deja de ser madre, ni tan siquiera unos segundos de tu vida.

Todas cometemos fallos durante nuestra experiencia en nuestro rol de madre, son tantos y tantos los errores y los miedos a los que nos enfrentamos, que sería imposible descifrarlos aquí en unos cuantos renglones.

El ser madres representa para un gran porcentaje un placer que con facilidad se convierte en una carga por la manera en la cual es llevado. Si te propones ser unas madre perfecta, no sólo vivirás frustrada, porque sencillamente no es posible, sino que te perderás de lo hermoso de la maternidad y te distraerás cada vez más de tu verdadera felicidad.

Las madres, además de ser mamás, somos mujeres, amigas, hermanas, esposas, primas, artistas, trabajadoras o cualquier otro rol que a cada una de nosotras nos caracterice,  y el hecho de ser madres, no debe significar que vamos a dejar de lado las otras cosas que llenan nuestras vida, sino que somos capaces y lo demostramos a diario que podemos llevar nuestro rol de madres, y a parte, el negocio, el trabajo, la logística del hogar, la salud de la familia, la llamada a los amigos, las cenas de familia, y un sin fin de cosas que a diario realizamos y que casi nadie ve, porque una madre nació para unir y no para desunir.

A veces por elección, nos sobrecargamos de responsabilidades, nos exigimos al máximo y puede ser que los resultados no sean tal y como los deseamos. Buscando la perfección matamos la naturalidad, la espontaneidad, la posibilidad de crecer con nuestros errores, y obviamos decir a nuestros hijos cuando nos hemos equivocado que no somos perfectas, sino solo somos madres, nada más y nada menos.

Para educar hijos felices, No hay un patrón perfecto en el que una madre se pueda informar, estudiar, o poner en práctica, porque todas hemos aprendido a base de errores. A veces lo que hoy se considera una buena práctica, el día de mañana tiene muchos argumentos en contra,  y todo cambia, las tendencias, las costumbres, incluso la alimentación,  pero lo que no debería cambiar son los fines.

El fin de toda madre debería ser ayudar a formar a sus hijos en un marco de amor y respeto, y muy preferiblemente contribuir a la felicidad de ellos, que lleguen a ser grandes personas, con el plus de mostrarles una manera de ver la vida, en la cual hacer conexión con esa felicidad sea lo normal.

Para lograr ese fin, la madre debe estar bien, y debe sentirse cómoda en su rol de madre, debe confiar en sí misma y en su intuición. Debe establecer esa conexión única con su hijo que va más allá de las palabras, que representa el amor en su forma más pura e incondicional.

Ningún niño necesita una madre perfecta, los hijos, al igual que la madre, van aprendiendo en el camino a través de experiencias. El querer ser una madre perfecta, normalmente no responde a una necesidad de un hijo, sino a algo autoimpuesto, o por querer demostrarle a los demás de lo que somos capaces como madres, y muchas veces ahí nuestras barreras juegan un papel importante. A nivel emocional una madre debe estar equilibrada, para poder asumir tan importante rol, porque es un rol que ya no perderá durante toda su vida. 

A la única persona a la que debemos impresionar con nuestra conducta, es a nuestro hijo/a/s, que se deslumbre con una madre que cuida de sí misma, que dedica tiempo a hacer lo que ama, que hace lo mejor cada día para ser una mejor versión de sí misma, que es feliz siendo su mamá y que lo ama con todo su corazón.

Alimenta ese nexo único con esa personita especial, sin que ello genere en ti ningún tipo de presión o pensamiento de que debes ser perfecta…, Si quieres ser una madre perfecta serás una madre infeliz. Los mejores resultados los obtendrás llenando de amor cada momento que puedas, en lugar de exigencias. Disfruta ser madre, de ser mujer, de ser feliz… Y tu hijo/a disfrutará de ti.

Gracias por compartir este artículo en tus grupos y redes sociales; así estás enviando luz a todo el que lo necesita.

EL MENSAJE DE DE LOS ÁNGELES PARA TI   DE AYER AQUÍ

CHEQUE DE LA ABUNDANCIA 

SÍNTOMAS QUE TE HACEN SOSPECHAR QUE TIENES UN TRABAJO DE MAGIA NEGRA HECHO 

ÁNGELES PROTECTORES SEGÚN TU FECHA DE NACIMIENTO

Canalizados por María Hartacho[clip_image004% 255B3% 255D.gif]

Abrazos de luz a tu alma ¡Y que el día de hoy esté lleno de bendiciones para ti y los tuyos!

 

1 Comment

  1. Marleny Reyes Rabelo says: Responder

    Compartido

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!