PODEROSA ORACIÓN DE LAS SIETE PALABRAS DE JESÚS EN LA CRUZ

PODEROSA ORACIÓN DE LAS SIETE PALABRAS DE JESÚS EN LA CRUZ se refieren a las siete frases que pronunció Nuestro Señor desde la Cruz. Para realizar un pedido difícil, hay que realizarlo durante siete días consecutivos, tanto las siete palabras como la oración. 

PODEROSA ORACIÓN DE LAS SIETE PALABRAS DE JESÚS EN LA CRUZ se refieren a las siete frases que pronunció Nuestro Señor desde la Cruz. Para realizar un pedido difícil, hay que realizarlo durante siete días consecutivos, tanto las siete palabras como la oración.  

Primera Palabra:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34)

Aunque he sido tu enemigo,
mi Jesús: como confieso,
ruega por mí: que, con eso,
seguro el perdón consigo.

Cuando loco te ofendí,
no supe lo que yo hacía:
sé, Jesús, del alma mía
y ruega al Padre por mí.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la cruz para pagar con tu sacrificio la deuda de mis pecados, y abriste tus divinos labios para alcanzarme el perdón de la divina justicia: ten misericordia de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando me halle en igual caso: y por los méritos de tu preciosísima Sangre derramada para mi salvación, dame un dolor tan intenso de mis pecados, que expire con él en el regazo de tu infinita misericordia.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Segunda Palabra:

“Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43)

Vuelto hacia Ti el Buen Ladrón
con fe te implora tu piedad:
yo también de mi maldad
te pido, Señor, perdón.

Si al ladrón arrepentido
das un lugar en el Cielo,
yo también, ya sin recelo
la salvación hoy te pido.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y con tanta generosidad correspondiste a la fe del buen ladrón, cuando en medio de tu humillación redentora te reconoció por Hijo de Dios, hasta llegar a asegurarle que aquel mismo día estaría contigo en el Paraíso: ten piedad de todos los hombres que están para morir, y de mí cuando me encuentre en el mismo trance: y por los méritos de tu sangre preciosísima, aviva en mí un espíritu de fe tan firme y tan constante que no vacile ante las sugestiones del enemigo, me entregue a tu empresa redentora del mundo y pueda alcanzar lleno de méritos el premio de tu eterna compañía.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Tercera Palabra:

“He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre” (Jn 19, 26)

Jesús en su testamento
a su Madre Virgen da:
¿y comprender quién podrá
de María el sentimiento?

Hijo tuyo quiero ser,
sé Tu mi Madre Señora:
que mi alma desde a ahora
con tu amor va a florecer.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y , olvidándome de tus tormentos, me dejaste con amor y comprensión a tu Madre dolorosa, para que en su compañía acudiera yo siempre a Ti con mayor confianza: ten misericordia de todos los hombres que luchan con las agonías y congojas de la muerte, y de mí cuando me vea en igual momento; y por el eterno martirio de tu madre amantísima, aviva en mi corazón una firme esperanza en los méritos infinitos de tu preciosísima sangre, hasta superar así los riesgos de la eterna condenación, tantas veces merecida por mis pecados.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Cuarta Palabra:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46)

Desamparado se ve
de su Padre el Hijo amado,
maldito siempre el pecado
que de esto la causa fue.

Quién quisiera consolar
a Jesús en su dolor,
diga en el alma: Señor ,
me pesa: no mas pecar.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y tormento tras tormento, además de tantos dolores en el cuerpo, sufriste con invencible paciencia la más profunda aflicción interior, el abandono de tu eterno Padre; ten piedad de todos los hombres que están agonizando, y de mí cuando me haye también el la agonía; y por los méritos de tu preciosísima sangre, concédeme que sufra con paciencia todos los sufrimientos, soledades y contradicciones de una vida en tu servicio, entre mis hermanos de todo el mundo, para que siempre unido a Ti en mi combate hasta el fin, comparta contigo lo mas cerca de Ti tu triunfo eterno.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Quinta Palabra:

“Tengo sed” (Jn 19, 28)

Sed, dice el Señor, que tiene;
para poder mitigar
la sed que así le hace hablar,
darle lágrimas conviene.

Hiel darle, ya se le ha visto:
la prueba, mas no la bebe:
¿Cómo quiero yo que pruebe
la hiel de mis culpas Cristo?

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y no contento con tantos oprobios y tormentos, deseaste padecer más para que todos los hombres se salven, ya que sólo así quedará saciada en tu divino Corazón la sed de almas; ten piedad de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando llegue a esa misma hora; y por los méritos de tu preciosísima sangre, concédeme tal fuego de caridad para contigo y para con tu obra redentora universal, que sólo llegue a desfallecer con el deseo de unirme a Ti por toda la eternidad.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Sexta Palabra:

“Todo está consumado” (Jn 19,30)

Con firme voz anunció
Jesús, aunque ensangrentado,
que del hombre y del pecado
la redención consumó.

Y cumplida su misión,
ya puede Cristo morir,
y abrirme su corazón
para en su pecho vivir.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y desde su altura de amor y de verdad proclamaste que ya estaba concluida la obra de la redención, para que el hombre, hijo de ira y perdición, venga a ser hijo y heredero de Dios; ten piedad de todos los hombres que están agonizando, y de mí cuando me halle en esos instantes; y por los méritos de tu preciosísima sangre, haz que en mi entrega a la obra salvadora de Dios en el mundo, cumpla mi misión sobre la tierra, y al final de mi vida, pueda hacer realidad en mí el diálogo de esta correspondencia amorosa: Tú no pudiste haber hecho más por mí; yo, aunque a distancia infinita, tampoco puede haber hecho más por Ti.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Séptima Palabra:

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46)

A su eterno Padre, ya
el espíritu encomienda;
si mi vida no se enmienda,
¿en qué manos parará?

En las tuyas desde ahora
mi alma pongo, Jesús mío;
guardaría allí yo confío
para mi última hora.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y aceptaste la voluntad de tu eterno Padre, resignando en sus manos tu espíritu, para inclinar después la cabeza y morir ; ten piedad de todos los hombres que sufren los dolores de la agonía, y de mí cuando llegue esa tu llamada; y por los méritos de tu preciosísima sangre concédeme que te ofrezca con amor el sacrificio de mi vida en reparación de mis pecados y faltas y una perfecta conformidad con tu divina voluntad para vivir y morir como mejor te agrade, siempre mi alma en tus manos.

Señor pequé, ten piedad y misericordia de mí.

                                                                                          Aquí se hace la petición 

PODEROSA ORACIÓN DE LAS SIETE PALABRAS DE JESÚS EN LA CRUZ PARA PEDIR ALGO IMPOSIBLE

 

Jesús, que con amor fuerte 
sufrís penas a porfía: 
por tu Pasión y Agonía, 
dadnos, Señor, buena muerte. 
Siete Palabras, Señor, 
penando, hablaste en la Cruz, 
que cuando muere la luz, 
hace la llama mayor: 
y pues tal pena y dolor 
padeciste por mi suerte; 
por tu Pasión y Agonía…
 Con infinita piedad 
pediste al Padre perdón 
por los que en vuestra Pasión 
usaron de su crueldad: 
dadme a mí vuestra amistad, 
para poder poseerte; 
por tu Pasión y Agonía… 

Cuando tu clemencia quiso
al Buen Ladrón perdonar,
le dijiste: Hoy has de estar 
conmigo en el Paraíso: 
en aquel trance preciso 
dadnos del Ladrón la suerte;
por tu Pasión y Agonía…
Entre penas y rigores, 
vecino al último afán,
Tu Madre entregaste a Juan,
y en él á los pecadores:
dadnos por tantos dolores
gracia de nunca ofenderte; 
por tu Pasión y Agonía…
Cerca del fin lastimado,
en desamparos atroces,
Dios mío, dijiste a voces: 
¿cómo me has desamparado?
aquí de nuestro pecado
el vil afecto se advierte;
por tu Pasión y Agonía…
Sed tengo, en la Cruz dijiste,
en tu mortal Agonía,
mas de las almas sería
esa sed, que padeciste:
por la que en la Cruz tuviste 
danos sed de amarte y verte; 
por tu Pasión y Agonía…
Después que la hiel gustaste,
las Escrituras cumpliendo,
Consummatum est, diciendo,
la Redención acabaste: 
así la culpa borraste 
con Sangre, hasta deshacerte;
por tu Pasión y Agonía… 
En tus manos encomiendo
mi Alma, al Padre dijiste,
y entonces licencia diste 
a la muerte, obedeciendo: 
en punto al fin tan tremendo
por mi amor quisiste verte;
por tu Pasión y Agonía…
TORNADA:
Jesús, que con amor fuerte
sufrís penas a porfía:
por tu Pasión y Agonía, 
dadnos, Señor, buena muerte. ¡Amén!

Como agradecimiento si “COMPARTES” este artículo en tus grupos y redes sociales, al final del artículo puedes dejar tu nombre en los comentarios y rezaré por ti en mis oraciones.

10 Comment

  1. Anónimo says: Responder

    Beatriz Magaldi

  2. Anónimo says: Responder

    pido una oracion por la salud de mi esposa en la salud y nos salga la demanda por la pension gracias.

  3. mitzila farrugia says: Responder

    Mitzila Farrugia

  4. Anónimo says: Responder

    Gracias gracias gracias Maria, por compartir esta hermosa oración. Y la haré según como la indicas pidiendo por mi salud. Gracias Padre, Madre por que tu gracia alcanzo y me concedes el milagro❤️

  5. Anónimo says: Responder

    claudia berenice romano

  6. Mrleny Reyes Rabelo says: Responder

    Hola Maria acabo de cpmpartir esta hermosa y poderosa oracion.
    ora por mi por favor.
    gracias-

  7. Gracias gracias gracias x tus oraciones x mi. Encantada estoy de conocerte y aprender cada día. A Dios me he acercado y de su mano voy!!

  8. Alicia Reyna says: Responder

    Alicia Reyna

  9. Gracias, gracias, gracias Maria, siempre por compartir publicaciones hermosas. Hago esta oración milagrosa pidiendo por mi salud y aliviar mis dolencias.

  10. Alicia Reyna says: Responder

    Hola! Gracias por la hermosa oración, les pido oración por un trabajo para mi esposo y la salud de mis padres. Gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!